Gracias al café

11 de febrero de 2016

Fuente: aquí
¿Qué haría yo sin él? ¡En serio! No entiendo cómo hay gente que tiene una vida feliz y normal sin tomar café. Los envidio a todos. Mucho. Cierto es que no soy una fan incondicional de este brebaje, no disfruto de su sabor (demasiado amargo) y me costó acostumbrarme allá en mi tierna adolescencia, pero sí que soy una adicta a sus efectos. No hay mañana que pueda rendir si no me tomo un café antes, es un hecho. Me levanto de la cama por inercia y camino hasta la cocina con los ojos cerrados. Soy capaz de echarme una siesta mientras la cafetera está en funcionamiento, os lo juro. En ese momento lo veo todo muy negro, me da la sensación de que no voy a rendir nada, pero, entonces, llega el café y con él el milagro. De repente me despierto yo y se despierta mi mente y puedo rendir a la perfección toda la mañana. Cuando tengo mucho trabajo suelo tomar también por la tarde (y a veces hasta por la noche), aunque es algo que intento evitar porque muchos dicen que el café no es nada bueno (entre ellos, mi otorrino). Pero hay veces que de verdad se vuelve una droga, que no puedo pasar sin él. Hola, soy Natalia, y estoy en pleno porceso de cafeadicción. Es lo que tiene dormir cuatro horas al día.

¿Sois vosotros tan dependientes del café como yo? ¿Son sus propiedades milagrosas también para vosotros? A lo largo de los años he probado muchas cosas para mantenerme despierta (sobre todo cuando estaba en el instituto o en la facultad y me quedaba hasta tarde estudiando): el té, la coca-cola, el redbull... El té y la coca-cola nunca me han servido de nada y el redbull me iba muy bien, pero, en fin, como que no voy a dejar algo malo para meterme en algo peor, así que descarto por completo esa bebida.

Si sois de los que sobrevivís perfectamente sin café os pido, por favor, que me contéis cómo lo hacéis? ¿Qué otras bebidas os activan por la mañana? ¿Qué alternativas hay?

Y la tontería del día... gracias al café, que me ha dado tanto

No hay comentarios: