Cosas que no sabías que tenían nombre

7 de agosto de 2015

Imagen vista aquí
¡Buenas tardes! Sí, sigo por estos lares, aún no me he derretido ni me he mudado al fondo del mar. Y sí, estoy aquí escribiendo, y además os traigo algo que me parece de lo más interesante. 

Estaba yo ayer echando un vistazo a las redes sociales cuando me encontré un artículo con el título «El olor de la lluvia sobre la tierra seca y otras 28 cosas que no sabías que tenían nombre». El artículo en cuestión está publicado en El País y habla de términos que hacen referencia a realidades que probablemente no sabíamos que tenían una denominación. Debo confesar que me sentí un poco inculta al leer el artículo, pues conocía muy pocos términos, pero creo que aquí todos estamos para aprender y que lo más importante es la curiosidad y las ganas de saber algo nuevo. Posiblemente aprendáis cosas nuevas leyendo estos términos y sus definiciones, y posiblemente también os sorprendáis. 

¿Sabéis lo que es un acerico, una crencha o el jeme? ¿Y qué me decís, tenéis alguna idea de cómo se llama el espacio blanco que hay en la raíz de las uñas? ¿O cómo se denomina al olor de la lluvia en sitios secos? ¿Quién me dice cuál es el nombre de la parte del cuchillo que es opuesta al filo? ¿Y qué hace un recién nacido cuando gime? 

Leed el artículo, no tiene desperdicio, y os va a resultar muy curioso. Podéis acceder a él haciendo clic aquí.

2 comentarios:

Sandra El tiempo entre libros dijo...

Muy interesante el artículo. Mmmm no sabía casi ninguna jaja Besoss

Natalia Navarro dijo...

A mí me pasó igual, apenas conocía palabras.