Las cursivas me ponen nerviosa

16 de marzo de 2016

En realidad, el uso excesivo de cursivas, que nos saturen. Antes que nada debo confesaros algo: las cursivas me vuelven loca SIEMPRE, pues es algo que siempre me causa confusión y duda, y son muchas las ocasiones en las que tengo que buscar los usos, cuándo emplear cursiva y cuándo comillas. Sin embargo, estoy segura de que el mal uso en las novelas de la cursiva alimenta mis dudas y es el causante de que no me entre en la cabeza el uso correcto.

El problema es que en las novelas en inglés se usa muchísimo la cursiva para expresar cosas que, en español, no debemos expresar con cursiva. ¿Cómo ponemos los pensamientos del personaje? ¿Las conversaciones que no son directas, sino por medio de un teléfono o algo similar? ¿Los mensajes de texto de los móviles? ¡Ahhh! Siempre las mismas dudas. Sin embargo, hay muchas ocasiones en las que me encuentro que en los libros se usa la cursiva para todo, que no existen las comillas, y que el autor, traductor, editor o quien sea ni se molesta en informarse de los usos correctos. Y, os lo prometo, cuando leo un libro en el que se emplea la cursiva en absolutamente todas las páginas (y no para enumerar títulos de novelas) me entran ganas de tirarme de los pelos. 


Hay uno de los usos muy comunes en la literatura en inglés que tengo muy presente: utilizar la cursiva para resaltar algo, para dar énfasis a una idea. Ejemplo tonto: -¿Qué quieres hacer? / -No soy yo el que siempre pone pegas a todo, ¿qué quieres hacer ? Ahí se quiere dar énfasis a que el segundo sujeto prefiere no responder porque el primero siempre pone pegas a todos los planes que no propone él. Pues bien, recuerdo que cuando hice el Máster en Traducción editorial hubo una clase en la que el profesor nos habló de este caso y nos dijo que, en la literatura, no debíamos usar en español la cursiva para expresar el énfasis, que nosotros tenemos otros mecanismos para expresarlo sin necesidad de usarla. Por ejemplo, decir «no soy yo el que...» en lugar de «yo no le pongo pegas...»; así ya se nota el énfasis en español. Sí, sí, sí, ya sé que en español uno de los usos de la cursiva es, precisamente, el de dar énfasis, pero, ¿por qué llenar un libro de cursivas cuando nosotros tenemos otros mecanismos que funcionan bien? 

No hay comentarios: